Hicimos la entrega oficial de la Escuela de Canela Alta a 7 meses del terremoto en Coquimbo

  •  Las instalaciones comprenden 11 salas de clases para niveles de pre-kinder hasta octavo básico; además de servicios higiénicos para los 317 alumnos del establecimiento.
  • Un total de 610 metros cuadrados construidos gracias a familia Luksic y la gestión de Desafío Levantemos Chile.

Lo que sería una visita a terreno previa a la inauguración de la Escuela de Canela Alta para hacer entrega oficial y supervisar las instalaciones, terminó siendo una linda sorpresa para Desafío Levantemos Chile, acompañado por nuestros socios permanentes: Banco de Chile, Easy y Paola Luksic, quien donó los recursos para la construcción modular de este establecimiento educacional, después de haber quedado destruido, el original, tras terremoto 8,4 que afectó a la región de
Coquimbo el pasado 16 de septiembre de 2015.

En agradecimiento a todo el trabajo realizado para que los 317 niños de Canela pudieran tener un lugar digno donde ir a clases;la comunidad educativa, junto a sus alumnos y autoridades, nos esperaron con una ceremonia digna de una gran inauguración.

En la actividad realizada el lunes 25 de abril de 2016 que contó con la presencia de nuestros socios estratégicos, se hizo un recorrido por las nuevas instalaciones modulares que comprenden 11 salas de clases para niveles de pre-kinder hasta
octavo básico y servicios higiénicos para la totalidad de los alumnos. Paralelo a esto, se hizo entrega de un kit de mochilas y últiles escolares para cada uno de los alumnos y un kit especial para los docentes, gracias al trabajo realizado por A mí sí me Importa, área de Desafío Levantemos Chile destinada a solucionar casos de necesidades puntuales.

Canela Alta fue el epicentro del terremoto del pasado septiembre y debido a la magnitud de dicho evento, la escuela más grande de la comuna sufrió daños irreparables; provocando que sus alumnos, el personal administrativo, los auxiliares,
los directivos y los profesores (46 personas en total), tuvieran que terminar el año escolar en otro establecimiento. Esto generó diversas complicaciones como hacinamiento, demora en la entrega de la subvención escolar y que los niños, que estaban
pensionados, tuvieran que buscar otros lugares para vivir.

Una vez que Desafío Levantemos Chile visitó el lugar y escuchó a los afectados directos de la escuela; desde su rol de puente entre quienes necesitan ayuda y quienes quieren ayudar, contó con el compromiso inmediato de la Familia Luksic y junto a ellos se decidió desarrollar el proyecto que implicó construir la primera etapa de escuela en formato modular donde la empresa Arrigoni Modular se adjudicó la construcción.

Han pasado 7 meses del terremoto que sacudió a la Región de Coquimbo, vulnerando fuertemente a su gente y sus sueños, y sus viviendas y edificaciones En este contexto, Paola Luksic, afirma que “para nuestra familia esta es una Región querida e importante; formamos parte de la Provincia del Choapa, somos vecinos de este lugar -Canela Alta- y estamos involucrados con su progreso. Hoy, con la inauguración de la escuela, esperamos que toda la comunidad escolar, los niños y sus familias, puedan retomar el curso normal de sus vidas y -sobre todo- puedan seguir recibiendo la educación y el cariño que se merecen”. Además, agrega: “agradecemos a Desafío Levantemos Chile, que nos permitió honrar la palabra y cumplir con el compromiso adquirido con 317 niños de pre kinder a octavo básico de la Escuela Canela Alta a volver a clase en una escuela digna, lo antes posible”.

Desafío Levantemos Chile en Canela Alta

En octubre pasado se dio el vamos a la construcción de la escuela donde el compromiso de Desafío, tanto con nuestro donante como con la comunidad, fue hacer la entrega formal de las instalaciones durante el mes de marzo para que así los niños pudieran iniciar su año escolar tranquilamente. Dicho de otra forma, la fundación se puso como meta ser eficiente en la gestión. Es así como, a fines de enero de 2016 los módulos correspondientes a las 11 salas y los servicios higiénicos estuvieron terminados en la fábrica y su traslado a Canela empezó durante los primeros días de
febrero. De esta forma, el 21 de marzo los alumnos comenzaron las clases en sus nuevas salas.

Para Cristián Goldberg, Presidente del Directorio de Desafío Levantemos Chile “este proyecto nos llena de orgullo, pues refleja la esencia de nuestra Fundación, que es ser ese puente entre nuestros donantes, como son la Familia Luksic que
desde el primer momento se sumó y comprometió con la causa, y las familias de Canela Alta que necesitaban una solución eficiente sin olvidar que son los niños los principales beneficiados.”

Marcela Gutiérrez, Líder de Educación de Desafío Levantemos Chile, quien estuvo a cargo del proyecto aseguró que “El proceso de reconstrucción de Canela se parece mucho a cómo empezamos como Fundación, con la escuela de Iloca, tanto por el terremoto como los procesos que se vivieron para llegar a este momento. Esto nos hacen darnos cuenta que el sueño de Felipe sigue presente a fin de seguir siendo puentes entre los que necesitan ser ayudados y los que pueden ayudar”.

El Alcalde de Canela, Bernardo Leyton comenta que “para Canela, con una educación casi cien por ciento municipalizada y con números azules, la educación es prioridad. Es más, aguardábamos iniciar obras en lo que será la nueva Escuela Canela Baja y veníamos trabajando la nueva infraestructura para Canela Alta cuando nos vimos afectados por el Terremoto. Afortunadamente, existen instituciones como Desafío Levantemos Chile que tienen la capacidad y experiencia de ayudar de forma concreta, siendo el puente entre los privados como es en este caso la Familia Luksic con nosotros que los necesitábamos, todo mientras se siguen los conductos normales que demoran años. Hoy, nuestros niños están en un lugar que reúne las condiciones, en su propio sector, lo cual nos tiene muy contentos. Esta escuela modular es un pilar muy importante para levantarnos, con fuerza, y por ende, agradezco a la Familia Luksic, a Desafío Levantemos Chile y a todos quienes han colaborado y han devuelto las sonrisas en los rostros, no sólo de nuestros estudiantes, sino de toda la comunidad de Canela Alta.”

LOS PROFESORES DE CANELA

Para los profesores de la Escuela Canela Alta, recibir las nuevas instalaciones modulares es algo más que significativo, sobre todo porque ellos fueron los primeros en llegar a la escuela el día que se vino todo abajo y debieron contener a sus alumnos y familias.

Pero hoy están contentos y así lo manifiesta Nelly Ogalde, profesora jefe de primero básico y de matemática en octavo quien asegura que “lo único que queremos es agradecer a todos porque nuestra realidad inicial fue tan dura que esto es el paraíso, tenemos salas propicias para aprender y nuestros niños se han adecuado muy bien al espacio y los veo muy contentos”.

Conociendo a los niños de Canela Alta

Los niños de la escuela de Canela Alta son los principales beneficiados y los más felices a la hora de recibir, con gran entusiasmo, sus nuevas instalaciones. Durante la visita se mostraron acogedores y disfrutaron cada momento de la jornada sorpendiendo en la ceremonia con sus múltiples talentos.

http://www.desafiolevantemoschile.cl/wp-content/uploads/2016/04/DSC0612.jpg

http://www.desafiolevantemoschile.cl/wp-content/uploads/2016/04/DSC0028-1.jpg

http://www.desafiolevantemoschile.cl/wp-content/uploads/2016/04/DSC0092.jpg

http://www.desafiolevantemoschile.cl/wp-content/uploads/2016/04/DSC0084.jpg

http://www.desafiolevantemoschile.cl/wp-content/uploads/2016/04/DSC0011.jpg

http://www.desafiolevantemoschile.cl/wp-content/uploads/2016/04/DSC0667.jpg

X